miércoles, 21 de noviembre de 2018

Rosquillas fritas de anís de la abuela Estefanía



Se que hay muchas recetas similares o parecidas de rosquillas fritas de anís, pero quería compartir estas rosquillas porque desde el primer momento que las probé me encantaron. Son las rosquillas que hacía la abuela de mi marido y le pedí la receta hace años. Además un día las llegué a preparar con ella, así que he tenido una muy buena maestra.

Os animo a prepararlas porque de verdad que son unas rosquillas exquisitas.


Ingredientes (unas 120 rosquillas)


1 kilo de harina y algo más para espolvorear la encimera
4 huevos grandes
16 cucharadas de azúcar
16 cucharadas de anís
20 cucharadas de aceite de oliva
1 sobre y medio de levadura química
Ralladura de 2 limones
Aceite de girasol o de oliva suave para freir las rosquillas
Algo más de azúcar para rebozarlas una vez fritas


Elaboración


En un cuenco ponemos los huevos y batimos con unas varillas. Añadimos el azúcar y volvemos a batir. Incorporamos el aceite y batimos. Añadimos el anís y la ralladura de limón y de nuevo mezclamos todo bien. Incorporamos la levadura y mezclamos. Echamos unos 900 g de la harina. Mezclamos bien con una espátula de silicona rígida o con una cuchara de madera y si consideramos que aun la masa no está manejable, echamos unos 100 gramos más, hasta llegar al kilo aproximadamente. La masa estará lista cuando se separe de las paredes del cuenco.

Espolvoreamos con un poco de harina la encimera o la superficie donde vamos a trabajar la masa y amasamos hasta que no se nos pegue en las manos y se pueda hacer una bola con la masa. Si nos parece que es mucha cantidad podemos dividirla en dos o tres bolas de masa. Se tiene que quedar con una textura que nos recuerda un poco a la plastilina y que no se quede pegada a la superficie de trabajo.


Le damos la forma deseada a las rosquillas, en este caso he ido cogiendo trocitos de masa y he formado palitos


Y posteriormente le he dado esta forma:


Ponemos una sartén al fuego con abundante aceite caliente y vamos friendo las rosquillas por tandas, dejando que se doren primero por un lado y posteriormente les damos la vuelta para que se hagan por el otro lado, controlando la intensidad del calor, ya que una vez echemos las rosquillas no tiene que estar muy fuerte (en mi caso, la intensidad máxima es de 9 y las he frito al 6). 

Con la ayuda de una espumadera vamos sacando las rosquillas y las ponemos en un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.


Y posteriormente las rebozamos pasándolas por un plato con azúcar. Las ponemos en la fuente o plato donde las vayamos a servir y a disfrutar.



10 comentarios:

  1. Me encantan las rosquillas y cada receta tiene su encanto, que bien te han quedado, además estas recetas no deben perderse, para mi son las mejores, lastima de una docena de ellas...Bess

    ResponderEliminar
  2. Que buenos, una manera muy bonita de endulzarnos.Bssss

    ResponderEliminar
  3. Todas recordamos algún plato o muchos platos de nuestras abuelas y son los mejores. Las rosquillas tienen una pinta fantástica y seguro que las mejores que se pueden probar. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Si es receta de la abuela seguro que están buenísimas!. Ideales para un día lluvioso como el que hace hoy por aquí.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Muy ricas estas rosquillas. Una receta tradicional que no se debe perder.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Creo que en cada casa había una abuela que hacia unas rosquillas buenísimas y siempre decíamos que eran las mejores del mundo. Me imagino que para ti son estas de la abuela Estefania. En realidad es el cariño y la nostalgia que nos llevan a pensar que como ellas, nadie las podrá hacer mejores. Sabias abuelas.
    Un abrazo desde JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  7. Qué ricas rosquillas, te han quedado de lujo, me comía una ahora mismo.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  8. Qué buena pinta tienen esas rosquillas y es que como las recetas de la abuela ningunas. Un besote y feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
  9. Non amo i fritti, ma ci sono delle volte che è impossibile resistere!!!
    Baci

    ResponderEliminar
  10. Que recuerdos tan buenos me traen las rosquillas, cocina tradicional de la buena. Preciisaste han quedado, me encantaría poder meterles mano.
    Besiños bonita

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...