lunes, 16 de marzo de 2020

Carrilleras de cerdo al vino tinto


Las carrilleras en salsa, en este caso al vino tinto, son una de las carnes más tiernas y jugosas que podemos probar, quedan tan melosas que prácticamente se deshacen en la boca.

Este guiso está aun mejor si se prepara de un día para otro, lo que lo convierte en una opción perfecta cuando tenemos que tener la comida preparada con antelación.


Ingredientes


Carrilleras de cerdo (1,200 kg)

1 o 2 puerros

5 chalotas

1 diente de ajo

2 zanahorias

500 ml de vino tinto

1'5 litros de caldo de carne

20 g de mantequilla

Aceite de oliva virgen extra

Sal y pimienta



Elaboración



Si las carrilleras tienen un exceso de grasa en el exterior la retiramos cuidadosamente con la ayuda de un cuchillo bien afilado, al igual que si tienen algún resto de la piel que las recubre.

Echamos un poco de aceite de oliva en una cazuela y cuando comience a estar caliente añadimos las carrilleras previamente salpimentadas y las doramos por ambos lados.


Cuando estén bien doradas las retiramos del fuego y las reservamos.


Ponemos a pochar las verduras en el mismo aceite donde hemos dorado las carrilleras removiendo con frecuencia las verduras con una cuchara de madera o de silicona.



Cuando estén bien pochadas volvemos a incorporar las carrilleras a la cazuela.



Añadimos el vino tinto, subimos el fuego y dejamos que se evapore el alcohol unos 2 o 3 minutos.


Echamos el caldo de carne y dejamos que se cocine a fuego medio durante una hora y medía o dos horas, en función del tamaño de las carrilleras. Comprobamos el punto de sal y rectificamos si es preciso.


Retiramos las carrilleras de la cazuela y batimos la salsa. 


Incorporamos 20 g de mantequilla para que la salsa quede más brillante, repartida en cuadraditos pequeñitos, volvemos a poner la cazuela con la salsa a fuego medio, removemos y dejamos que se reduzca la salsa hasta que tenga la consistencia deseada, en nuestro caso algo más de medía hora.


Volvemos a añadir las carrilleras a la cazuela y dejamos a fuego medio 5 minutos más. 


Retiramos la cazuela del fuego, servimos las carrilleras y a disfrutar.




viernes, 28 de febrero de 2020

Panecillos de queso



Estos panecillos son especialmente típicos en Brasil donde se les conoce como Pão de Queijo Mineiro. Allí se elaboran con el polvilho doce que es el almidón de tapioca, pero si no lo encontramos podemos sustituirlo por harina de maíz.


Estos panecillos son originarios del sur de la región de Minas Gerais, aunque actualmente se pueden encontrar por todo Brasil. Se toman en el desayuno junto con alguna mermelada y también como aperitivo en cualquier momento del día, tanto solos como con variados rellenos, como carne picada, embutido, etc. Se puede encontrar en panaderías, en los puestos de comida callejera y como aperitivo en restaurantes y cafeterías.


Ingredientes

250 g de almidón de tapioca ( polvilho doze) o harina de maíz

200 g de queso rallado semicurado (La Antigua Candidum)

125 ml de leche semidesnatada

60 g de mantequilla

1 huevo

Una cucharadita rasa de sal


Elaboración


En un cuenco amplio ponemos el almidón de tapioca y la sal.

En un cazo pequeño calentamos a fuego medio la leche con la mantequilla. Apartamos el cazo del fuego cuando comience a hervir. Dejamos atemperar 2 minutos y vamos echando la leche poco a poco mientras vamos removiendo la masa con una cuchara.



Batimos el huevo. Incorporamos el huevo batido a la masa y volvemos a mezclar bien con la cuchara.


Por último añadimos el queso rallado 


y mezclamos bien hasta que quede una masa uniforme. Si nos parece que la masa ha quedado excesivamente seca podemos añadir una cucharada más de leche y mezclamos de nuevo y si en cambio la masa ha quedado muy húmeda espolvoreamos una cucharada más de harina de maíz y volvemos a mezclar.


Precalentamos el horno a 200 ºC.

Colocamos papel vegetal en una bandeja de horno y vamos formando con las manos pequeñas bolitas y las colocamos sobre el papel vegetal dejando una separación suficiente entre unas y otras ya que aumentan su diámetro en el horno.


Cuando el horno ya haya adquirido la temperatura, introducimos la bandeja con los panecillos en el horno a medía altura y con calor arriba y abajo y horneamos unos 20 o 22 minutos, hasta que veamos que los panecillos van tomando un tono dorado.

Sacamos la bandeja del horno, retiramos los panecillos de la bandeja y los dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando se hayan atemperado los colocamos en un plato o fuente y … a disfrutar.





lunes, 10 de febrero de 2020

Pechugas de pollo en salsa de queso


Si os apetece preparar una receta de pollo con una salsa llena de sabor, esta receta puede ser lo que estabais buscando. Para que sea todo un éxito lo único que tenemos que emplear es un queso de calidad y un buen pan para acompañar esta salsa tan rica.




Ingredientes


175 g de queso curado anís y chía (La Antigua de Fuentesaúco)

200 ml de nata

2 chalotas

2 dientes de ajo

Sal y pimienta

700 g de pechugas de pollo

200 ml de nata

25 ml de brandy (opcional)

Aceite de oliva virgen



Elaboración


Picamos finamente las chalotas y el ajo.



Rallamos el queso.



Troceamos las pechugas de pollo en cuadraditos pequeños del tamaño de un bocado. Salpimentamos.



En una cazuela o sartén echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y salteamos las pechugas de pollo unos 3 minutos. Retiramos el pollo de la cazuela y lo reservamos.



En la misma cazuela echamos las chalotas y los ajos picados, si es preciso se añade un poquito más de aceite de oliva virgen y dejamos que se pochen bien removiendo con frecuencia unos 15 minutos. Salpimentamos.

Opcionalmente podemos añadir un pequeño chorrito de brandy, y lo dejamos un minuto o dos antes de añadir la nata para que se evapore el alcohol.

Añadimos la nata, removemos bien y lo dejamos en el fuego unos 4 minutos. Si queremos que la salsa nos quede más fina, la batimos.

Una vez batida, la volvemos a poner al fuego y añadimos el queso rallado. Removemos bien y pasados unos 3 minutos incorporamos el pollo a la cazuela y dejamos que se cocine a fuego suave todo junto unos 3 minutos más removiendo de vez en cuando.

Emplatamos y … a disfrutar.



martes, 3 de diciembre de 2019

Dados de salmón ahumado rellenos de queso curado


Para preparar este delicioso aperitivo solo necesitamos dos ingredientes y en cuestión de minutos lo tenemos listo. Si además lo preparamos con ingredientes de calidad el éxito está asegurado.

¿No me digáis que no viene de lujo cuando no disponemos de mucho tiempo?
Pues manos a la obra ...


Ingredientes


Unos 175 g de salmón ahumado en lonchas

Elaboración


Cortamos el queso en dados de un centímetro por lado aproximadamente.


Envolvemos cada uno de los dados de queso con el salmón ahumado.

Colocamos una brocheta en cada aperitivo para que resulte más cómodo al comerlos y … a disfrutar.


En La Quesería La Antigua de Fuentesaúco  (Zamora) se dedican elaboran el queso con leche cruda de oveja, de forma artesanal, con el mimo y cuidado de antaño.


Sus quesos son un auténtico homenaje a las cinco generaciones de pastores de la familia. Y eso lo podemos verificar cada vez que probamos su exquisito queso.




No en vano, sus quesos han sido premiados en numerosas ocasiones en diversos certámenes en todo el mundo.


Si queréis ver todos sus quesos os recomendamos visitar su web y tienda on line.


Booking.com

viernes, 29 de noviembre de 2019

Bizcochos borrachos de Guadalajara



Los bizcochos borrachos son un dulce típico de Guadalajara. Son unos bizcochos bien empapados en almíbar mezclado con vino dulce y/o algún licor en función de los gustos, y quedan tan jugosos que prácticamente se deshacen en la boca.

Ingredientes para el bizcocho ( unos 22 bizcochitos )

8 huevos L
600 g de harina bizcochona
2 cucharadas de canela
600 g de azúcar
La ralladura de 1 limón o naranja

Ingredientes para el almíbar

500 ml de vino moscatel
200 ml de ron o cognac
800 ml de agua
la piel de un limón o una naranja
1 canela en rama
3 o 4 cucharadas de miel

Elaboración de los bizcochos

Precalentamos el horno a 200 ºC

Para elaborar el bizcocho batimos los huevos con el azúcar hasta que blanquee y prácticamente doble su volumen.

A continuación añadimos poco a poco la harina previamente tamizada y mezclamos con una espátula hasta que quede una mezcla uniforme y sin grumos.

Podemos hacer el bizcocho en un molde previamente engrasado y ligeramente enharinado y una vez horneado y atemperado lo cortamos en rectángulos o cuadraditos, o bien lo hacemos en moldes individuales de magdalena.

En este caso los hemos hecho en moldes individuales. Para ello, rellenamos con la mezcla anterior las cápsulas de las magdalenas aproximadamente hasta la mitad, ya que preferimos que los bizcochos sean más bien pequeños.

Horneamos a media altura a 200ºC unos 18 minutos aproximadamente en función del horno. Antes de sacarlos bizcochitos nos aseguramos que están bien hechos pinchando en uno y comprobando que el palito sale limpio.

Sacamos del horno y dejamos enfriar. Cuando estén fríos, sacamos los bizcochos de las cápsulas y les pinchamos con un pincho o con la punta de un cuchillo para que luego absorban mejor el almíbar y ponemos los bizcochos en un recipiente sin que estén unos encima de otros.

Elaboración del Almíbar

Ponemos un cazo con al azúcar, la miel , la rama de canela y la piel del limón o naranja junto con el agua y lo ponemos en el fuego hasta que se disuelva por completo el azúcar, removiendo de vez en cuando. Dejamos hervir aproximadamente 15 minutos controlando continuamente el fuego. Retiramos el cazo del fuego esperamos 1 minuto y añadimos los alcoholes. Volvemos a poner al fuego dejándolo hervir unos 4 minutos más.

Dejamos atemperar unos 5 ó 10 minutos y cubrimos los bizcochos con el almíbar. Dejamos los bizcochos empaparse por todos los lados con el almíbar un mínimo de 2 horas.



Sacamos los bizcochos del almíbar y los ponemos en unas cápsulas de magdalenas nuevas

  

 
o los colocamos tal cual en un plato o fuente y a disfrutar.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...